Seleccionar página

Son muchas las veces en las que nos complicamos la existencia pensando cosas que no son, juzgando antes de conocer e incluso dando por sentado aspectos que solo ocurren en nuestra propia mente.

Todo lo que nos rodea es mucho más sencillo que la realidad que nuestra mente construye.

Si durante un momento paramos los pensamientos, analizamos nuestro comportamiento y somos conscientes de cómo éstos hacen que tomemos decisiones precipitadas y en gran medida equivocadas, podremos detectar cuestiones que son más sencillas:

-Nadie te odia

-Tu pareja es human@ como tú

-Tu familia no está en tu contra por no opinar lo mismo que tú

-Las emociones están decidiendo por ti constantemente

-Tu cliente no te está mintiendo, solo está valorando opciones, al igual que tú mism@ harías en su lugar

-Tu campaña no funciona porque has fallado en algunos de los componentes de análisis

-Tus superiores no te explotan, todos trabajamos para alguien que nos exige más.

-Es más sencillo hacer que pensar y volver a pensar

Cuándo siento que algo en la mente se enquista, pauso el momento, recapacito, ordeno y actúo de la manera más sencilla posible.

A %d blogueros les gusta esto: